Últimos Post

latest

Más de 100 años de tradición en Zacatlán "Panadería, La fama de Zacatlán"

miércoles, 14 de octubre de 2015

/ by Hola Zacatlan


Cuantas veces visitas esta panadería pero ¿Conoces su historia?
  Nadie imaginaba el impacto que con el paso del tiempo habría de tener el tradicional y famoso Pan de Zacatlán, que se caracteriza por estar relleno de queso fresco de vaca o de requesón, por ello es un tanto difícil definir con certeza quién inició con lo que hoy es uno más de los orgullosos para todos los Zacatecos y que en varias partes de nuestro país han propiciado que empresarios de la panificación instalen sus negocios con el sugerente título de “Pan de Zacatlán”, sin embargo no hay duda de que uno de los grandes impulsores de este orgullo para nuestro Pueblo Mágico lo fue Don Aureliano Díaz Pérez.
La historia de la panadería “La Fama de Zacatlán! Se remonta a 1904, cuando Aureliano Días Pérez (1892-1988) siendo un adolescente inquieto, aprendió el oficio de panadero, desarrollando un talento particular para la fabricación de pan, que años más tarde se materializaría en lo que hoy en día es una de las panaderías más famosas de todo el estado de Puebla; ser un excelente panadero fue la pasión durante prácticamente toda su vida de “Don Aure”.


En efecto, a lo largo de casi cien años, “La Fama de Zacatlán” ha deleitado el paladar de presidentes, artistas, políticos, turistas y habitantes de esta población serrana. Se sabe de presidentes de la República Mexicana como Manuel Ávila Camacho, originario de Teziutlán, Puebla y Adolfo Ruíz Cortines, cuya secretaria particular era originaria de Zacatlán, mandaban traer hasta este local, el pan con el que desayunaban en ocasiones especiales. Asimismo, algunos ex gobernadores de nuestro estado que se han distinguido como clientes de esta panadería tenemos a Melquiades Morales Flores, Guillermo Jiménez Morales, Alfredo Toxqui Fernández de Lara, entre otros, que cada que visitaban la región mandaban comprar una buena dotación de pan de queso, para consentir a su paladar. Otro de los clientes más asiduos que tuvo esta panadería fue “Don Pedrito Escobedo Hernández, autor del “Danzón Zacatlán” quien en cada visita que hacía a ésta su tierra, pasaba por su buena dotación principalmente de ”picadas” rellenas de queso.
La manera en que se elabora el tradicional Pan de Zacatlán es aún de manera artesanal , lo que permite calidad como lo son: harina, azúcar, huevo, manteca de cerdo, queso y requesón frescos, mismos que al ser amasados llevan la sazón que le caracteriza y que sólo se ha heredado entre familias de generación en generación.


 


Las diferentes y muy variadas clases de pan hacen que sea difícil hablar de una sola receta, por lo que sólo nos hemos concretado a dar de manera general los materiales con que se elabora, haciendo mención de los más típicos como: almohadas, picadas, morelianas, cuernos, puñaladas, muertos y burras, que pueden ir rellenas de queso o requesón.


Los nombres de las variedades de pan que se elaboran son las siguientes: pan grande, se denomina asó al pan que va relleno de queso o requesón como las almohadas, picadas, morelianas, muertos, burras, quesadillas de maíz, brujas, apasteladas, japonesas, gusanos, puñaladas y marías, entre las principales. 


Luego se identifica el llamado pan chico, dentro de esta variedad encontramos también una clasificación, así se tiene el llamado pan carbonatado, pan fino, el pan de avance y el pan de labor. En el texto “Panaderías” que el Mtro. Rodolfo Salinas, cronista de la ciudad, redactó menciona lo siguiente: “Varias de las cosas que le han dado fama y prestigio a Zacatlán, especialmente por los turistas que nos visitan, son los tlacoyos, los vinos, y, especialmente, la fama del Pan de Queso de Zacatlán. A las seis de la mañana el olor de la panadería de Don Aureliano, se extendía por todo el pueblo y era una delicia ver el pan calientito y de diferentes formas: roscas de manteca, ladrillos colorados, los chiflidos, las magdalenas, las buras, los cocoles llenos de ajonjolí, nuestros colorados y resobados, gallinas, ojos, canillas, apasteladas, laureles y tantas piezas de pan de diferentes sabores y texturas, pero todas ellas elaboradas con higiene, esmero y cariño por los panaderos que se pasaban toda la noche elaborando estos panes que hacían la delicia de los zacatecos en épocas mejores ya todo esto era confeccionado con la mejor manteca pura de cerdo, huevos rancheros de atractivas yemas amarillas, azúcar refinada, y en las corrientes como los puerquitos, palomas, cocoles y otros, con la mejor panela."




Aparte de que estas delicias que satisfacían el gusto de los más delicados paladares, cuidaban de manera especial el bolsillo, pues recuerdo que en su precio era muy accesible: dos piezas por cinco centavos, y en la compra de veinticinco centavos, daban dos de pilón. También me daba gusto ver a los amigos de don Aure ayudarle a despachar su pan, entre ellos doña Luchita Soto, don Vicente González y a don Miguel Barrios su inseparable amigo el tío Emilio Márquez, todos ellos de grata memoria.
A la panadería de don Aure, varias personas llevaban sus hojas para hornear la fruta de horno, como les decía a los bizcochitos y empanadas, otras veces las ollas de preparación para hacer el marquesote.



Desde hace ya algunas décadas, el pan de Zacatlán ha cobrado gran importancia como atractivo turístico y cada fin de semana, decenas de familias vienen a esta ciudad a comprar el típico pan que acá se elabora, de la misma manera existen desde el Distrito Federal, en Estado de México, la ciudad de Puebla y varias más en el resto del interior del país, panaderías que sustentan el nombre de “Pan de Zacatlán”.
Como suele ocurrir en gran cantidad de negocios, la panadería “La Fama de Zacatlán” tuvo entre 1967 y 1968 una serie de desatino que la llevaron a un momento crítico y estuvo a punto de cerrarse y es a partir de 1969 que toma las riendas del negocio el Sr. José Lorenzo A. Días Sosa, el hijo menor del matrimonio entre Don Aureliano Díaz Pérez y Doña Isabel Sosa, quien de acuerdo con su relato, poco a poco empezó a levantar nuevamente el negocio que fundara su papá y hasta la fecha en este 2016, sigue al frente de ella cumpliendo precisamente en este tiempo 46 años de llevarla con buen rumbo y ser actualmente una de las panaderías más tradicionales que aún existe en Zacatlán y que cuenta en uso con el horno de bóveda más grande y antiguo de Zacatlán, mismo que muchos turistas al visitar nuestro Pueblo Mágico, han podio conocer.
Finalmente es importante mencionar que esta panadería es la primera en el estado que en su categoría y han obtenido en el mes de abril de 2012, el distintivo Moderniza, que es una certificación que otorga la Secretaría de Turismo Federal a pequeñas y medianas empresas que se han distinguido en sus actividades como atractivo turístico y se han organizado en torno a un Sistema de Gestión de Calidad que las convierte en un negocio organizado, con misión, visión, valores y procesos que marcan su desempeño y rumbo bien definido a favor de la satisfacción de sus clientes y de una de las tradicionales que más turismo han logrado traer a Zacatlán.



Agradecemos a La panadería la fama de Zacatlán por las facilidades y la información otorgada.

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Imperdibles
© Hola Zacatlán 2013 - 2018
Creado por Hola Zacatlán y Coolnees.